Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Mujer Actividad física Yoga y suelo pélvico
banner_MUESTRA

Yoga y suelo pélvico

Actividad física

yoga y suelo pélvico
1 17264

Hacer ejercicios de yoga siempre es bueno para nuestro cuerpo, pero existe un tipo, el kundalini yoga, que trabaja especialmente el suelo pélvico, fortaleciéndolo y convirtiéndose en su mejor aliado.


Compártelo con tus amigas:

El kundalini yoga es una técnica milenaria que equilibra cuerpo, mente y espíritu. Se le conoce como el yoga de la Conciencia, y es considerado una de las prácticas más poderosas del yoga. Se comenzó a aplicar en Estados Unidos en la década de los setenta para temas relacionados con la salud tanto física como mental, haciendo especial hincapié en la musculatura pélvica de la mujer.

Este tipo de yoga está relacionado con el aumento de la energía sexual, aunque la razón es puramente física: cuanto más tonificado esté tu suelo pélvico, mayor será la sensación de placer que experimentes al tener relaciones sexuales y aumentará la capacidad de alcanzar orgasmos más intensos.

Con el kundalini yoga se trabaja directamente el suelo pélvico a través de las bhandas o cierres, que son posturas especiales para retener la energía generada mediante la respiración. Lo ideal es acudir a profesionales de este yoga para que estudien tu caso particular, y lo adapten a ti. Pero te damos unos sencillos pasos para tomar conciencia de tu suelo pélvico según el kundalini y que, además, sirven de calentamiento antes de iniciar esta actividad.

  1. Siéntate y observa la zona de la pelvis que contacta con el suelo o la silla. Respira profunda y pausadamente.
  2. Para relajar la musculatura de la espalda ayúdate de la musculatura del suelo pélvico y de la zona del pubis, contráela y elévala hacia arriba.
  3. El eje del cuerpo se irá colocando en el centro del tronco, desde la cabeza hasta el tórax y la pelvis. Utiliza tu ritmo respiratorio para guiarte.
  4. Lleva la barbilla suavemente hacia la garganta y percibe como la zona cervical se relaja y se estira. Al sacar el aire, prolonga tu cuerpo desde la base de la pelvis hacia el suelo y desde tu coronilla hacia el techo.
  5. Sentirás como el aire llega del tórax, el abdomen y al suelo pélvico. Cuando saques el aire trabaja con la musculatura desde el suelo pélvico y pubis, permitiendo que el pubis suba y la espalda se estire progresivamente. Así serás plenamente consciente de tu suelo pélvico.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario