TENA
Logo

Home Mujer y bienestar Actividad física Este verano, pedalea en el agua

Este verano, pedalea en el agua

Actividad física


bicicleta en piscina
461 14878

¡Atenta! Esta nueva modalidad de ejercicio tiene muchísimos beneficios para nuestro cuerpo y es muy recomendable sobre todo a partir de la menopausia, en el embarazo, cuando se tienen pequeñas lesiones o sobrepeso. Descúbrelos.


Compártelo con tus amigas:

Quizá estas vacaciones te encuentres en algún hotel, centro de ocio o spa, una piscina que disponga de bicicletas dentro del agua. Aunque pueda sorprenderte el invento, atrévete a usarla, porque pedalear en el medio acuático tiene muchísimos beneficios. Y hay evidencias científicas que lo confirman.

Así que prepárate para descubrirlas en centros de rehabilitación, gimnasios o piscinas públicas dentro de nada. Esta actividad física está recomendada, sobre todo, para personas mayores, embarazadas, con alguna lesión o con sobrepeso.

¿Por qué esta técnica es tan saludable?

  • Nuestro trabajo en el agua es constante en todo el movimiento: Por la resistencia del agua siempre realizaremos la misma fuerza al pedalear (al aire libre tendríamos fases de inercia y recuperación).
  • La carga se reparte por todas las piernas sin incrementarse en las articulaciones.
  • La resistencia del agua nos aporta equilibrio y seguridad al realizar los ejercicios, que tendrán eficacia si pedaleamos hacia adelante como hacia atrás.
  • A mayor velocidad, mayor intensidad del ejercicio.
  • Es personalizable a nuestro caso particular y responder a una terapia rehabilitadora.

¿Cuáles son estos beneficios?

  • Las articulaciones no sufren: La ausencia de gravedad y la presión hidroestática del agua nos ayuda a realizar cualquier ejercicio sin que haya carga ni impacto sobre la columna o las rodillas.
  • Mayor respuesta cardiovascular y mejora de la circulación sanguínea: Realizar ejercicios en el agua nos permite aumentar su intensidad, lo que repercute en nuestro sistema cardiorrespiratorio y, por consiguiente, en nuestra salud. Las pulsaciones por minuto son menores y también los niveles de lactato en sangre. La circulación sanguínea, sobre todo la de retorno, también mejora.
  • Favorece la regulación del tono muscular: Los niveles de activación muscular son mayores por la resistencia constante del agua y el incremento del rango de movimiento.
  • Temperatura estable: Aunque los ejercicios que hagamos sean más intensos nuestra temperatura corporal no se incrementa, porque el agua favorece la termorregulación.
  • Mejora la capacidad pulmonar: La eficiencia ventilatoria se beneficia de la incorporación en el agua de ejercicios para los miembros superiores y de respiración lo que incrementa la fuerza inspiratoria.
  • Recuperación más rápida: Al acabar los ejercicios es más fácil recuperar nuestro ritmo cardiaco porque aunque estemos haciendo una actividad aeróbica nuestra respiración es más estable.
  • Mayor consumo energético, menor peso corporal: El ejercicio acuático consume mucha más energía que el que se practica al aire libre porque implica mayor actividad muscular, lo que puede descender la grasa corporal.
  • Reduce la celulitis: El masaje que produce el agua con el ejercicio continuado y el incremento de irrigación que este provoca, pueden suponer un estímulo lipoatrófico, según recientes estudios.
  • Bienestar psicológico: Además de los efectos beneficiosos sobre nuestra salud, realizar ejercicios en el agua hace que nos sintamos mejor con nosotras mismas, sobre todo si los efectos mejoran nuestra imagen corporal, y nos ayuda a afrontar el resto de las actividades del día con más energía. Además, el ejercicio en el agua también su parte lúdica y relajante.

Los entrenadores recomiendan sesiones de 30 ó 40 minutos de ejercicios aeróbicos. Apúntate a esta nueva moda y ¡gana en salud!

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:
source: iStock.com / fotofrankyat
Centrada en ti