Centrada en ti
Home Mujer Actividad física ¿Es mala la bicicleta para el suelo pélvico?

bicicleta y suelo pélvico

A pesar de tener casi 200 años, la bicicleta se está convirtiendo en el medio de transporte del futuro. No sólo porque es un modo de transporte limpio y barato, si no porque además se ha convertido en una actividad sana y divertida para hacer en familia o con amigos. Pero a menudo surge la duda sobre si la bicicleta puede afectar o no al suelo pélvico femenino.

En principio, si no has tenido partos complicados y no te estás recuperando de ninguna afección del suelo pélvico, no tiene por qué ser perjudicial, siempre y cuando respetes una serie de pautas:

  • Vigila la postura correcta: Es importante que la espalda esté recta y ligeramente inclinada hacia adelante, en línea con la pelvis. La cabeza tiene que estar hacia arriba y el manillar alto.
  • Asegúrate de que utilizas un sillín adaptado a la mujer: Hasta hace bien poco, los sillines que se comercializaban estaban adaptados a la anatomía del hombre, para que su próstata no sufriera. Esos sillines hacen que las mujeres apoyen todo su peso sobre el músculo perineal, haciendo que éste sufra una sobrecarga. Los sillines adecuados están diseñados de tal manera que apoyes tu peso sobre los isquiones, o huesos de la pelvis.
  • Procura no pedalear de pie, que es cuando más presión se ejerce sobre el suelo pélvico.

Debes consultar a tu médico si tu caso es alguno de los siguientes:

  • Has sido madre recientemente: El Pregnancy Centre de Australia aconseja no montar en bicicleta antes de haber terminado los ejercicios de recuperación tras el parto, que suelen durar un mínimo de dos meses. Una vez tu suelo pélvico haya retomado el tono adecuado, lo aconsejable es empezar con paseos suaves y siempre sentada en el sillín, para ir incrementando gradualmente la intensidad del ejercicio.
  • Has sufrido una cirugía de suelo pélvico. Como regla general, el ejercicio en bicicleta no es aconsejable tras haber sido intervenida de una afección del suelo pélvico. Tras la intervención quirúrgica lo más probable es que te indiquen un programa fisioterapéutico de recuperación de tus músculos. Consulta a tu médico o fisioterapeuta cuándo podrás retomar la bicicleta.
  • Si sufres incontinencia urinaria, ya sea de esfuerzo o de urgencia. En principio la bicicleta no tiene por qué agravar tu problema, pero es conveniente que consultes con tu médico.

Si éste es tu caso, te recomendamos que utilices protectores especialmente diseñados para las pérdidas de orina, como los de la gama TENA Lady que te harán sentir segura y fresca todo el día con la máxima discreción. Pide aquí muestras gratuitas.

Te puede interesar...