Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Suelo pélvico Suelo pélvico y espalda Consejos de higiene postural básica
banner_MUESTRA

Consejos de higiene postural básica

Suelo pélvico y espalda

higiene postural y espalda
0 9022

La postura con la que nos sentamos, nos levantamos o cogemos peso incide directamente en la salud de nuestra espalda y de nuestro suelo pélvico. Te aconsejamos cómo colocarte correctamente en tu vida diaria.


Compártelo con tus amigas:

Como ya habréis leído en Centrada en ti, existe una estrecha relación entre nuestra espalda y la pelvis. Si estas dos estructuras no están alineadas, bien colocadas, con la espalda recta y la pelvis neutra, pueden impedir el funcionamiento correcto de la musculatura del suelo pélvico y, si la musculatura pélvica está debilitada o no está colocada correctamente, provoca dolores de espalda.

Por eso es tan importante nuestra postura. Así que si no quieres tener problemas futuros, debes aprender a colocarte correctamente en tu vida diaria: al sentarte, estar de pie o cuando cogemos peso, por ejemplo.

Y tú, ¿adoptas posturas incorrectas?

Las prisas y la falta de atención en nosotras mismas hacen que pasemos por alto qué posturas adoptamos a diario. Luego puede que nos pasen factura, así que es mejor tomar nota:

  • ¡Muévete! No estés mucho tiempo de pie o sentada. Si, por nuestro trabajo o por otros motivos no tenemos más remedio, debemos acostumbrarnos a hacer “pausas posturales” cada cierto tiempo. Por ejemplo, levantarnos del lugar de trabajo y andar unos pasos o estirarnos. No debemos sobrecargar nuestro cuerpo.
  • Suavidad: No realices movimientos bruscos ni adoptes posturas forzadas.
  • ¡Ojo al sentarnos!: No debes dejar caer la espalda, hay que mantenerla recta y asegurarse de estar sentada sobre los isquiones, que son los huesos que notamos al sentarnos.
  • Coger peso: Flexionar las rodillas y no la espalda te ayudará a protegerla y no dañar tu suelo pélvico. Busca ayuda si el peso es excesivo.
  • Nuestro entorno:  Cuidado con los muebles que no estén a tu altura o que te supongan estiramientos excesivos y posturas forzadas, ayúdate de banquetas y cajones para alcanzar los muebles altos sin dificultad y seguras; o para elevar los pies si estás sentada y no tienes la espalda erguida. Hay que buscar mecanismos para que todo sea accesible y compatible con nuestro cuerpo.

La higiene postural, junto con una alimentación sana y el ejercicio adecuado y específico, pueden mantener un suelo pélvico sano y prevenir problemas futuros como la incontinencia urinaria y el dolor de espalda.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario