TENA
Logo

Home Mujer y bienestar ¡Cuidado con los “trucos mágicos” de las influencers!

¡Cuidado con los “trucos mágicos” de las influencers!

Mujer y bienestar


6 5144

La red está plagada de consejos para todos los gustos, pero hay que acercarse a ellos con pensamiento crítico. Contrasta toda la información que recibes con fuentes de confianza antes de difundir.


Compártelo con tus amigas:

Es indudable que las redes sociales han traído muchas cosas buenas. Por ejemplo, ayudan a conectar a personas de todo el mundo y a obtener una gran cantidad de información en pocos segundos. Pero recuerda: no todo lo que encuentras en Internet es verídico ni está científicamente comprobado.Muchas veces tendemos a creer a pies juntillas lo que dicen las personas a las que admiramos en las redes sociales, y gracias a eso, hay influencers que ganan mucho dinero. Pero recuerda que, para temas de salud, la fuente más fiable es tu médico.

A continuación te ofrecemos 7 consejos para manejar bien las redes, saber elegir bien a los/las influencers que te puedan aportar la información de mayor calidad y no llevarte sorpresas en materia de salud:

1. Cuidado con el poder de persuasión de las influencers

Recientemente, España asistió a un suceso curioso: la demanda de una marca específica de toallitas faciales utilizadas para tratar el acné había aumentado una barbaridad. El repentino interés fue causado por vídeos publicados por influencers en las redes sociales con cientos de miles de seguidores.

Recomendaban un producto que requería prescripción médica y la legislación española restringe estrictamente la publicidad de dichos medicamentos, ya que su uso indiscriminado puede provocar problemas de salud. A veces se tiende a presentar un producto de la salud como si fuera un frasco de perfumes o una leche en polvo. Y no te das cuenta.

Otro caso es el de la actriz Gwyneth Paltrow, que fue multada por publicidad engañosa al recomendar (y vender) unos huevos de piedra que se introducían en la vagina indicando que eran para regular el ciclo menstrual, prevenir el prolapso uterino o para mejorar el control de la vejiga. Ninguno de estos beneficios estaba avalado científicamente.

Son tiempos en los que una celebridad parece tener más autoridad que alguien con un título colegiado. Incluso las empresas de atención médica ya están utilizando a rostros conocidos para promocionar seguros médicos, productos farmacéuticos o alimentos supuestamente beneficiosos para nuestra salud.

2. Contrasta toda la información que recibes

Los influencers suelen hablar de aspecto físico y estilo de vida. Y aquí la salud (camuflada de mil maneras diferentes) es un filón. Recomiendan de manera rutinaria a sus followers que utilicen productos que en realidad solo deberían ser recetados por profesionales de la salud acreditados. Hablamos de pomadas para infecciones, tratamientos para el herpes o el acné, pautas sobre cómo tomar jarabes contra la gripe y muchos más.

Nuestro consejo: Busca una segunda opinión, siempre de manos de un profesional de la salud.

3. No dejes que las redes sociales te impidan vivir una vida real

Es un hecho: pasamos demasiado tiempo en el teléfono viendo qué hacen y dicen los demás. Efectivamente, demasiadas redes sociales te pueden impedir vivir una vida real plena.

Utilizar internet e informarse está bien, pero siempre que no se convierta en una adicción que nos quite tiempo para lo que de verdad importa: cuidar tu salud mental, emocional y física para poder vivir con pasión. Es decir, dormir bien, hacer ejercicio por la mañana, comer sano, cultivar las relaciones personales

4. Atenta al envoltorio y al marketing 

Las redes sociales y los influencers suelen presentar un aspecto imponente. El que queremos tener. Es la perfección, es el marketing.

Qué típico es asistir a puestas de sol retocadas con Photoshop. Pero, en cambio, contemplar fotos manipuladas en materia de salud para demostrar (teóricamente) la efectividad de un producto o tratamiento puede llegar a ser muy peligroso.

5. Existen mil dificultades para eliminar contenidos dudosos

A veces sorprende comprobar cómo un contenido que se ha demostrado que es falso o inexacto permanece en la red. Y esto es porque muchos buscadores o redes sociales funcionan con la burocracia propia de un ministerio.

Si las autoridades sanitarias detectan un contenido pernicioso, lo comunican a los responsables de estas empresas y estos, por supuesto, se comprometen a revisarlo. Pero pueden pasar meses o años hasta que el examen concluya. Mientras, esos mensajes o vídeos siguen en la red a disposición de millones de usuarios.

6. Aprende a distinguir contenidos patrocinados

Cada vez es más habitual que empresas (también de salud) paguen a influencers y celebridades por difundir contenidos que le son propicios. Aunque está perseguido, estos patrocinios muchas veces son encubiertos. Se presentan como información cuando en realidad es publicidad.

El patrocinio de las redes sociales no solo puede inducir a error sobre la eficacia de un producto, sino confundir a los internautas sobre prevención o efectos adversos.

Nuestro consejo: Si el contenido es patrocinado, tienen la obligatoriedad de indicarlo en el mismo post. Busca hashtags como #ad, #anuncio, #contenidopatrocinado.

7. Solo el médico debe decidir sobre tu salud

Es muy bueno utilizar las redes para mantenerse informado. Pero es todavía mejor aprender a detectar qué es marketing y qué es información real. Y, por supuesto, siempre debes seguir la siguiente máxima: la única persona que debe decidir sobre tu salud es el profesional. Cualquier decisión debe pasar por él.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:
Centrada en ti