TENA
Logo

Home Mujer Belleza Mascarillas, mucho más que cuidar la piel

Mascarillas, mucho más que cuidar la piel

Belleza

0 13621

Puestos a sacar cosas positivas del confinamiento, ¿por qué no dedicarte más tiempo a ti misma? Y de paso, ¿por qué no prestar especial atención a esa piel que tanto sufre al estar enclaustrada en casa y tomarte tus minutos de calidad para disfrutar de una buena mascarilla facial?


Compártelo con tus amigas:

Lo cierto es que tu propia nevera puede almacenar algunas de las recetas más impresionantes… ¡también para la piel! Eso sí, nada de experimentar con alegría: cuidado con las alergias, el gran peligro de estas soluciones caseras. Actúa con responsabilidad.

Comenzar la década de los 50 años y la post-menoupausia es entrar en una edad crítica para la piel. Aunque no todas las personas sufren los cambios del mismo modo, lo más normal es que aparezcan sucesos como aumento de la sequedad cutánea, posible aparición de xerosis, eczemas o picores, claro aumento de flacidez, descenso del grosor de la piel, alteración de la sensibilidad cutánea, aparición de rosácea o manchas, etc. Y el confinamiento no hace sino acentuar todas estas manifestaciones.

Lo que te recomendamos a continuación son mascarillas y tratamientos naturales para cada tipo de piel y problema fabricados con ingredientes que probablemente tengas ahora mismo en la cocina. Y, por supuesto, están aprobados por dermatólogos.

1. Para piel apagada, un poco de papaya

La piel apagada, como con velos grises, es muy propia de la década de los 50. Pero este cóctel te ayudará: media taza de papaya triturada, una cucharadita de miel y una clara de huevo. Las enzimas en la papaya son un exfoliante natural, por lo que se deshacen de las células muertas de la piel, mientras que la miel y la clara de huevo dan solidez a la máscara.

2. Para la piel áspera, el siempre socorrido pepino

Coge medio pepino y pásalo por la trituradora. Añade un chorro de leche, una cucharada de miel y otra de azúcar moreno. Es refrescante, reduce el enrojecimiento y huele tan bien que te sentirás como si estuvieras en un spa. Esta mascarilla actúa como un exfoliante suave.

3. Para piel seca, prueba con el aguacate

Solo necesitas un aguacate, dos cucharadas de yogur natural, una de aceite de oliva y otra de miel. Rehidratarás las asperezas de la piel gracias a los ácidos grasos del aguacate y el aceite de oliva te ayudará a sellar las grietas entre las células de la piel. Tanto la miel como el yogur proporcionan efectos calmantes, por lo que notarás una suavidad especial en tu cutis.

4. Para pieles propensas a sufrir acné, nada mejor que el plátano

El acné es una de las consecuencias más habituales de un confinamiento. Prueba a triturar un plátano, añadir media cucharadita de bicarbonato de sodio y otra media de cúrcuma en polvo. Los plátanos están llenos de esa vitamina A que renueva las células de la piel y ayuda a que los poros se mantengan limpios. La cúrcuma te protegerá de las bacterias que causan el acné mientras el bicarbonato de sodio absorberá el exceso de grasa.

5. Para la piel grasa, un poquito de avena

Te puede parecer un remedio un poco “hippy”, pero nada más lejos de la realidad. Mezcla un poco más de media taza de avena seca con un tercio de agua tibia hasta formar una pasta pegajosa y suave. Luego añade un huevo y una cucharada de zumo de limón. Éste último actúa eliminando el exceso de grasa y las células muertas de la piel, mientras la avena alivia el cutis y calma cualquier enrojecimiento o erupción.

6. Para pieles cansadas, un zumito de limón

Es un exfoliante natural estupendo y no puede ser más simple. Abre tu nevera, coge un limón, exprímelo, añádele dos cucharadas de azúcar y complétalo con un chorrito de aceite de oliva. Tendrás una mascarilla capaz de exfoliar las células muertas de la piel mientras el aceite de oliva hidratará y restaurará tu cutis hasta llevarlo a un lugar más sano, fresquito y feliz.

7. Para una piel con manchas, prueba con calabaza

Coge una calabaza pequeña y pásala por el triturador. Luego añade una cucharada de miel y dos gotas de aceite del árbol de té y ya tendrás una mascarilla ideal para combatir las manchas y el acné. La calabaza te ayudará a aumentar la producción de colágeno, el aceite actuará sobre las las imperfecciones y la miel iluminará tu cutis.

8. Para piel sensible, una cucharadita de yogur

Con una cucharada de yogur, otra de miel y una más de cacao en polvo tendrás la mascarilla más barata y eficaz para pieles sensibles. El yogur es rico en probióticos y proteínas calmantes para la piel. Por su parte, los flavonoles del cacao en polvo calman la irritación y la miel tensa la piel.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario