TENA
Logo

Home En la menopausia... #RompeConLosMitos! Hola menopausia… ¡y hola insomnio!

Hola menopausia… ¡y hola insomnio!

En la menopausia... #RompeConLosMitos!


0 12077

De repente no puedes dormir. Das vueltas en la cama mientras van y vienen los sofocos. Pues sí, ¡tienes insomnio! Y la razón detrás puede ser la menopausia.


Compártelo con tus amigas:

A menudo experimentas  noches en las que los ojos se fijan en el techo mientras el tic-tac del reloj te pone de los nervios. Incluso, ya has perdido la cuenta de todas las ovejitas que han saltado la valla. Mientras, se te pone dolor de cabeza, aparecen los malditos sofocos y la cosa no mejora. Qué pesadilla.

Porque sí: sabías que la menopausia llegaría, pero lo que nadie te anunció es que no podrías dormir. Es uno de los principales síntomas de este periodo vital, pero debes saber que no será eterno y que puedes poner soluciones. Ante todo, mucha calma…

Lo cierto es que la mala calidad del descanso y la alteración del sueño son probablemente los cambios menos conocidos durante esta etapa de la vida, a pesar de ser muy comunes. Los problemas para dormir ya comienzan a anunciarse durante la perimenopausia, el período antes de la menopausia, cuando los niveles hormonales y los períodos menstruales se vuelven irregulares. Y luego todo va a peor y te quieres arrancar los pelos. ¡No lo hagas! Al menos hasta que hayas terminado de leer el artículo. 

Menopausia, insomnio y sofocos

El insomnio asociado a la menopausia se suele vincular en realidad a los propios sofocos. Esas desagradables sensaciones de calor extremo pueden aparecer a cualquier hora del día… o de la noche. Y resulta que los sofocos nocturnos a menudo se combinan con despertares inesperados que culminan en esos ojos como platos, como conejos a quienes acaban de dar las luces largas.

La menopausia induce cambios en el cerebro que conducen al sofoco y éste a su vez genera la sensación de calor y la interrupción del sueño. Incluso ocurre que mujeres menopáusicas confiesan por una parte que no tienen trastornos del sueño, pero que sí descansan peor.

Y más: durante esta etapa también se pueden desarrollar trastornos como la propia apnea del sueño, que puede provenir del descenso en la producción de hormonas reproductivas como el estrógeno y la progesterona. 

Pero de nuevo: no estás sola. Lo que tienes que hacer es mantener una actitud positiva, ser consciente de que todo pasará y, mientras tanto, intentar ponerle un remedio que no necesariamente pasa por tomar pastillas.Porque tienes a tu disposición un buen número de recursos.

Los mejores remedios naturales para combatir el insomnio menopaúsico

Pues sí, son mucho los remedios naturales con los que cuentas para combatir esas noches en vela producto de la menopausia. Aquí te damos unas cuantas ideas:

  • Introduce hábitos saludables para el sueño: Duerme siempre a oscuras para calibrar mejor tu reloj circadiano interno y prepara tu cuerpo para el descanso nocturno. Nada de tomar café ni estimulantes después del mediodía y cena siempre dos horas antes de irte a la cama para poder hacer bien la digestión. Y, si acaso, haz una actividad relajante previa al sueño. ¡Nada de ponerte una película de terror o hablar con la suegra!
  • Prueba con valerianas: Sí, ya sabemos que es muy socorrido, pero es que de verdad funciona. La raíz de la valeriana se utiliza tradicionalmente para aliviar los trastornos del sueño y la ansiedad leve. Este remedio a base de hierbas se ha asociado durante mucho tiempo con el sueño reparador debido a su interacción con el ácido gamma-aminobutírico (GABA), un neurotransmisor que calma la actividad nerviosa y promueve la sensación de relajación. Prueba a tomarla media hora antes de acostarte.
  • Aumenta tus niveles de magnesio: Te ayudará a dormir activando el sistema nervioso parasimpático, la red biológica responsable de ayudarte a sentirte tranquila y relajada. También aumenta el GABA. Puedes probar con suplementos o meter en tu dieta alimentos con magnesio (pan integral, pipas de girasol, almendras, legumbres…).
  • Consulta a tu ginecólogo: Este es el mejor remedio natural que existe. Nadie mejor que el señor o señora de la bata blanca para aconsejarte sobre qué hacer con los síntomas de la menopausia y particularmente tus problemas de sueño. Y pierde el miedo en preguntarle por la opción de la terapia hormonal sustitutiva.Quizá sea eso lo que de verdad necesitas.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: