Centrada en ti
Home Suelo pélvico Reeducar el suelo pélvico Fortalece tu suelo pélvico en el transporte público

mujer en transporte público

El ser humano se mantiene de pie y camina gracias a un complejo sistema de tendones, músculos, nervios, articulaciones y ligamentos que consiguen mantener al cuerpo estable y en equilibrio, en el que el suelo pélvico desempeña un papel fundamental. Además de la función de sujetar los órganos y cerrar los esfínteres, el suelo pélvico ayuda a estabilizar las articulaciones de la pelvis conjuntamente con los músculos del abdomen.

La necesidad de mantener el cuerpo en equilibrio, sobre todo en superficies inestables, hace que la musculatura pélvica se contraiga con más fuerza. Por ejemplo, viajar de pie en un autobús urbano o en el metro son buenas opciones para ejercitarla con más intensidad.

¿Cómo conseguir mayor intensidad en los ejercicios? Practícalos de pie en el transporte público sin tener ningún apoyo

A mayor necesidad de equilibrio mayor es la activación de los músculos implicados en la estabilidad. Dicho de otra manera: cuanto más inestable es la superficie sobre la que estamos, como un balón de ejercicios o el transporte público, si además no contamos con un agarre, mayor fuerza tiene que hacer nuestro suelo pélvico para mantener el equilibrio de todo el cuerpo.

Por eso, si vives en una ciudad puedes aprovechar esta circunstancia y hacer que moverte de un sitio a otro se convierta en una actividad de lo más beneficiosa para tus músculos del suelo pélvico. Te proponemos esta serie de ejercicios:

¡Ojo! Estos ejercicios son para cuando ya tengas el suelo pélvico algo tonificado. Si tu suelo pélvico está debilitado, te recomendamos que acudas a un especialista para que haga una valoración de su estado y te indique el tratamiento más adecuado para tus circunstancias.

Importante: ejercitar tu suelo pélvico no significa forzarlo. Un ejemplo, cuando vamos a un servicio público no solemos sentarnos en la taza del retrete, sino que orinamos sin un apoyo directo y en una postura inclinada. En estos casos, el suelo pélvico se tiene que contraer para mantener el equilibrio, lo que hace que la orina salga de forma débil. En ocasiones, y con el fin de terminar rápido con esa postura tan incómoda, solemos empujar para que la vejiga se vacíe del todo cuanto antes, lo que no es nada recomendablepara nuestro suelo pélvico.

Si además tienes incontinencia urinaria, mientras tonificas tu suelo pélvico, te recomendamos que utilices protectores especialmente diseñados para las pérdidas de orina. Los productos TENA Lady te harán sentir segura y fresca todo el día con la máxima discreción. Pide muestras gratuitas.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: