Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Suelo pélvico Reeducar el suelo pélvico Fisioterapia para tu suelo pélvico
banner_MUESTRA

Fisioterapia para tu suelo pélvico

Reeducar el suelo pélvico

fisioterapia suelo pelvico
0 45737

El tratamiento conservador es, la mayoría de las veces, la primera forma de tratar los problemas de debilitamiento o daño del suelo pélvico. Si funciona, la fisioterapia consigue fortalecer esta musculatura sin efectos secundarios.


Compártelo con tus amigas:

Cuando los músculos del suelo pélvico están débiles, demasiado tensos o han sufrido alguna lesión (desgarro, episiotomía) se puede alterar el funcionamiento de los órganos pélvicos, lo que puede causar pérdidas de orina, prolapsos, problemas durante las relaciones sexuales y pérdidas de gases o de heces.

El objetivo de la fisioterapia del suelo pélvico es prevenir y tratar estas disfunciones. Ante un problema que afecte al suelo pélvico es imprescindible la correcta valoración por parte de un fisioterapeuta especializado, que conocerá y aplicará las técnicas más apropiadas para cada caso.

La fisioterapia perineal

La fisioterapia en uro-ginecología es un área de la fisioterapia relativamente reciente. El fisioterapeuta especializado en ella es el profesional competente para el tratamiento conservador para tratar los problemas de suelo pélvico. La fisioterapia perineal es una especialidad que previene y trata estas disfunciones, ayuda a preparar la musculatura para dar a luz durante el embarazo y a recuperarse tras el parto. Se trata de una rama que se enfoca en el cuidado de la mujer, tanto como medida de tratamiento como de prevención, para mantener una buena salud.

Está indicada para los siguientes casos:

  • Embarazo: Tonifica y flexibiliza el suelo pélvico y lo prepara para el parto.
  • Postparto: Revisa y trata las cicatrices (episotomía, cesárea), y fortalece la musculatura para evitar pérdidas de orina.
  • Disfunciones sexuales: Como vaginismo, molestias en las relaciones o cicatrices dolorosas.
  • Incontinencia urinaria.
  • Disfunciones ano-rectales.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Prolapsos
  • Cirugías uroginecológicas

En la consulta se utilizan distintas técnicas sin efectos secundarios y de fácil aplicación, que vendrán determinadas en función de la valoración inicial según cada caso. Entre las técnicas están la terapia manual, la miofascial, el masaje perineal, los ejercicios de suelo pélvico, la gimnasia hipopresiva, las técnicas comportamentales, el tratamiento con aparatos (biofeedback, electro-estimulación), etc.

Si tienes problemas de suelo pélvico, recuerda que debes acudir a tu ginecólogo, que te derivará a un fisioterapeuta especializado, que es el único profesional formado, cualificado y legalmente capacitado para atenderte. Si, además, estos problemas te provocan pérdidas de orina, confía en un producto adecuado mientras lo solucionas. Asegúrate de utilizar absorbentes específicos para el pH y la densidad de la orina, que te harán sentirte segura y protegida. ¿Quieres más información? Aquí.

Fuente: Dra. Carolina Walker 

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario