Centrada en ti
Home Mujer Psicología Cómo gestionar tu tiempo vacacional

Mujer disfrutando huerto

Durante el verano tenemos por delante mucho más tiempo libre y es importante aprender cómo gestionarlo para poder aprovechar bien nuestras vacaciones. Debemos buscar un equilibrio entre llevar a cabo todo lo que teníamos pendiente por falta de tiempo y descansar, para no generarnos ansiedad.

Habitualmente, los primeros días al comienzo de las vacaciones son momentos para desconectar y no planificar demasiado, pero después, si queremos administrar bien nuestro tiempo es importante aprender a establecer prioridades.

Plantearse muchas tareas durante las vacaciones y no conseguir llevarlas a cabo, puede generar frustración y ansiedad

Durante el año seguramente te has planteado una gran lista de actividades o tareas que te gustaría realizar en tus vacaciones. Si no eres capaz de gestionarla, terminarás las vacaciones frustrada, pensando que “han pasado demasiado rápido” o con la sensación de que no has avanzado y te quedan las mismas tareas pendientes. Te damos algunas recomendaciones para evitar esto:

  • Haz un listado: Una “lluvia de ideas” sobre todo aquello que te gustaría hacer durante tus vacaciones. Como seguramente será muy amplio y poco realista, coloca cada actividad o tarea por prioridades: a corto, a medio y a largo plazo.
  • Pon prioridades: las más urgentes, las obligaciones que has de finalizar para poder disfrutar de tu tiempo, las que siempre pospongo, las que más me apetece hacer. Te recomendamos que comiences las tareas que llevan poco tiempo y no son complicadas, pero que nos roban “tiempo mental” y no nos dejan disfrutar de verdad de nuestras vacaciones, y después pasar a dedicarte a las que más te apetece hacer.
  • No te plantees todo tu periodo de vacaciones: iremos dejando cosas para el final porque “quedan muchas vacaciones por delante” y no aprovecharemos bien nuestro tiempo. Piensa en días de tres en tres: qué es lo que voy a hacer en los siguientes tres días (a corto plazo), y así en adelante.
  • Los objetivos deben ser realistas: piensa bien el tiempo que te van a llevar, a qué hora vas a comenzar y cuenta con tiempo para imprevistos o retrasos. Por ejemplo, si lo que deseas es “mañana (¡por fin!) voy a coger la bici”, plánteate si será por la mañana o por la tarde, cuándo te dará más pereza y contar con tiempo para “ponerla a punto” por si hace tiempo que no la utilizas y está pinchada.

Si ya has decidido qué tienes que hacer y qué es prioritario, sigue estas tres pautas de gestión del tiempo:

  1. Di que NO a todas las actividades que no son prioritarias. Ignora el resto, las que están a medio o largo plazo y no las comiences hasta que no hayas realizado las que aparecen primero en tu lista
  2. Las tareas sencillas que se pueden realizar en periodos “muertos”, como en esperas, yendo de viaje… Haz una lista y llévala contigo para ir tachando todas aquellas cosas que, como decíamos antes, nos roban energía mental porque las tenemos constantemente en nuestro almacén de “pendientes de terminar”.
  3. Aprende a delegar: Seguro que hay obligaciones que no tienes por qué hacerlas tu misma.

Pero recuerda que las vacaciones son tiempo para ti: No te olvides de descansar, disfrutar, es lo más importante.

Fuente: Alicia Jiménez, psicóloga

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: