Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Suelo pélvico Suelo pélvico y salud Rejuvenecimiento vaginal, ¿cómo se logra?
TENA Silhouette - Descúbrelo

Rejuvenecimiento vaginal, ¿cómo se logra?

Suelo pélvico y salud

1 17778

Poner solución a la hiperlaxitud vaginal muchas veces es difícil por la falta de información. En este artículo encontrarás datos para prevenirlo, además de recomendaciones para subsanarlo y obtener un rejuvenecimiento de tu zona íntima.


Compártelo con tus amigas:

La hiperlaxitud es un problema común del que, a veces, no es fácil encontrar información adecuada. No debería ser así porque cualquiera de nosotras puede verse expuesta y, con la prevención necesaria, obtendríamos una solución mucho más sencilla. Se trata de una dolencia que podemos sufrir después de dar a luz porque, en algunos casos, nuestros genitales externos cambian de forma y pierden, en mayor o menor medida, lo que se denomina el sostén musculofascial. Esto tiene como consecuencia que las paredes vaginales no se recuperan tras los efectos del parto y quedan más expuestas al exterior. Rejuvenecer esa zona de nuestro cuerpo o mantenerla sana es más fácil si conocemos bien los síntomas que nos avisan de su posible malestar.

¿Qué es la hiperlaxitud?

Para entender bien qué pasa en nuestro cuerpo en estas ocasiones debemos conocernos mejor: como mujeres son muchas las características físicas que nos definen. Por ejemplo, debemos saber qué forma nuestra pared vaginal: está compuesta por un entramado de colágeno y elastina que, como su nombre indica, nos proporciona propiedades elásticas en esa zona, de forma que puede admitir en su interior el paso de un bebé y luego recobrar su diámetro natural.

No obstante, existen factores añadidos que pueden afectarnos en esa parte del organismo: la edad, el tamaño de nuestro bebé, que hayamos tenido un parto instrumental, etc. Son características que pueden provocarnos un daño interno y modificar lo que se denomina ‘sostén conectivo’. En estos casos hemos perdido la flexibilidad, incluso podemos llegar a sentir que nuestra vagina esta anormalmente abierta, además de tener síntomas más alarmantes como que ya no se sujeta un tampón como antes, o que nuestras relaciones sexuales ya no son tan satisfactorias.

Prevenir es curar, por eso no tenemos que tener miedo en observar cualquier tipo de alarma. Por ejemplo, otro tipo de síntomas que nos ponen sobre aviso pueden ser la sensación de peso, o mojar más de lo normal la ropa interior. Todos estos signos configuran lo que los doctores denominan síndrome de relajación vaginal o hiperlaxitud.

Tranquila, el rejuvenecimiento es posible

A nivel funcional, este deterioro en nuestra zona íntima puede comprometer nuestra calidad de vida pero, calma, la desinformación no debe convertirlo en un problema mayor: se trata de un motivo de consulta ginecológica cada más frecuente que en manos expertas tiene solución.

La ginecología regenerativa es una rama médica que nos ayuda en casos como este a estimular el rejuvenecimiento del tejido conectivo que sostiene esa zona de nuestro cuerpo. Incluso es posible revascularizar y mejorar las características de elasticidad, hidratación y deformación de la vagina. En esta línea de tratamiento tenemos la termoterapia que, tras realizarnos sesiones ambulatorias donde se aplica láser CO2, consigue ese efecto de ‘tensado’ a través de pequeños micro agujeros sobre la mucosa vaginal. Lo logra con una intervención que nos proporciona un efecto calor que desencadena una inflamación y regeneración para, posteriormente, restablecer la red de colágeno. Como consecuencia, obtendrás de nuevo un sostén en las paredes vaginales.

¿Qué obtenemos a cambio tras esta sesión? Sin duda, la confianza y calidad de vida que se observan al percibir ese tensado, unas relaciones sexuales más placenteras y la desaparición de las molestias. Todo esto es lo que entre nosotras denominamos coloquialmente rejuvenecimiento, por las sensaciones que la vagina experimenta.

Sea como sea, recuerda: en muchos casos esta dolencia puede asociarse a síntomas urinarios como incontinencia de esfuerzo o de urgencia. Por lo tanto, si tras leer este artículo crees poder presentar una posible laxitud vaginal, consulta a un experto médico en suelo pélvico.

Fuente: Dra. Gema García Gálvez

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:
1 comentario a este artículo
  1. Tengo incontinencia urinaria y se me sale el pis con el mínimo esfuerzo..cuando tengo relaciones sexuales me cohibo mucho.. ya que me cuesta mucho llegar al orgazmo

Déjanos tu comentario