Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Suelo pélvico Embarazo y parto Parto con epidural, ¿hay que prepararse físicamente?
banner_MUESTRA

Parto con epidural, ¿hay que prepararse físicamente?

Embarazo y parto

parto con epidural
3 9091

El parto es uno de los momentos de más exigencia física para la mujer. La epidural inhibe el reflejo expulsivo natural del parto lo que puede provocar el uso de instrumental. Una musculatura fuerte puede contrarrestar este problema.


Compártelo con tus amigas:

Muchas mujeres piensan que sólo es necesario prepararse para el nacimiento si se desea tener un parto natural, sin epidural, porque creen que en estos casos hay que aprender a controlar el dolor, a moverse o a utilizar posiciones que son difíciles de usar con epidural.

Sin embargo, la mujer que desea un parto con epidural debe saber que este anestésico aumenta los riesgos de partos instrumentales (según la revisión realizada por Anim-Somuah en 2005 y publicada (según la revisión realizada por Anim-Somuah en 2005 y publicada por el Centro Cochrane, referencia científica internacional).

Aún no se sabe cuáles son las razones de este aumento de instrumentalización pero se sugiere que, entre otras, podría ser la falta de movilidad de la mujer o la ausencia del reflejo expulsivo natural, que se inhibe con la analgesia. Este reflejo provoca fuertes ganas de empujar y orienta a la mujer en los empujes. Por eso suelen ser más efectivos en las mujeres a las que no se ha administrado epidural que en aquellas que no sienten ese deseo expulsivo.

La necesidad de prepararse físicamente

El parto es uno de los momentos de máxima exigencia física para la mujer. En muchas ocasiones, se le va a pedir que empuje con fuerza para ayudar a salir al bebé y estos empujes pueden durar más de una hora. Requieren un gran control muscular abdominal y una gran resistencia física.

La musculatura abdominal debe ser el motor principal que ayude al útero a expulsar al bebé y cuanto más efectivos sean los empujes menos tiempo tardará el bebé en salir y menos riesgos habrá de necesidad de ayuda externa, es decir, que tengan que utilizarse fórceps, espátulas o ventosas para que nazca el bebé.

Por eso es importante que si hemos decidido tener un parto con epidural, seamos conscientes de que nuestra musculatura pélvica está fuerte y en buenas condiciones en ese momento para reducir los riesgos extra que implica el trabajo de parto bajo analgesia. Practicar ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico desde principios del embarazo nos permitirá realizar un trabajo mucho más eficiente y rápido, y posiblemente menos lesivo.

Fuente: Dra. Carolina Walker  

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario