TENA
Logo

Ver Video arrow_forward ¡Descubre aquí los beneficios y aprende cómo funciona!
Home #AdelanteJuntas con TENA Mujer Nuevas estrategias para ir maquillada (y guapa), a pesar de la mascarilla

Nuevas estrategias para ir maquillada (y guapa), a pesar de la mascarilla

#AdelanteJuntas con TENA Mujer

0 11814

¡Te damos las claves para llevar mascarilla sin renunciar al maquillaje!


Compártelo con tus amigas:

Aunque a muchas mujeres no les gusta llevarla y la conciben casi como una careta tras la que quedan ocultas, lo cierto es que el uso de la mascarilla puede vivirse como una oportunidad para aprender una nueva forma de mostrarse al mundo.

Con un objeto que cubre dos tercios del rostro, es el momento de aprender a sonreír con los ojos y a comunicarse con las cejas. Y, aunque se podría pensar que ya no merece la pena maquillarse… ¡Error! A quien le guste debe seguir haciéndolo, aunque quizá de otra manera. El maquillaje es, ahora mismo, un gran aliado a nivel emocional.

Provoca la emoción positiva

Si bien se sabe que en épocas de crisis se venden más barras de labios (famoso lipstick index, mutado ahora en un eyeliner index que explicaremos luego), también es conocido que el maquillaje puede actuar como catalizador del buen estado de ánimo en un momento de bajón (como el actual).

Los científicos han estudiado y analizado en diferentes ocasiones cómo el maquillaje puede ayudarte a pasar de una emoción negativa a otra positiva. Un conocido artículo científico titulado Por qué las mujeres se maquillan: Consecuencias psicológicas del uso de maquillaje, escrito por Rodolphe Korichi, investigador de la Universidad Sorbona (Francia), y publicado en la revista científica Journal of Cosmetic Science, así lo defiende. El maquillaje actúa sobre el tacto, el olfato y la vista, y la estimulación positiva de esos tres sentidos puede traer consigo placer, tanto sensorial como psicológico. De ahí, al cambio de emoción.

Un nuevo foco de atención

Por otro lado, es un hecho que la mascarilla ha provocado que el foco de atención en el maquillaje migre de la boca a los ojos. También las texturas y técnicas de maquillaje se han tenido que adaptar. ¿Conclusión? Hay que darlo todo con el eyeliner, las sombras y la máscara de pestañas. ¡Sin olvidar el maquillaje de cejas!

Además, parece que la tendencia nos acompaña. Decíamos que el eyeliner index es el nuevo lipstick index y es que un estudio de la compañía de marketing digital especializada en search intelligence Captify -sobre los hábitos de consumo durante el confinamiento de primavera a nivel mundial- arrojó un interesante dato: La búsqueda en e-commerce de productos de maquillaje de ojos subió un 52% en ese período (con una proporción del 62% solo para máscaras de pestañas) mientras la búsqueda de labiales bajó un 8%.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es TENA-BoostOctubre-banner-2x1-articulo-ES-1024x175.jpg

Tres nuevas estrategias de maquillaje

1 Fondo de maquillaje de larga duración

Cómo conseguir que la base no quede como una mancha beige en el interior de la mascarilla:

-Si estás pensando en maquillaje “de larga duración”, ten en cuenta que suelen secar la piel y la nuestra ahora mismo sufre pérdida de hidratación y nutrición.

-Elige textura líquida y con agentes humectantes, en un tono nunca más oscuro que el de la propia piel porque envejece más.

-Para fijar, viene bien un golpe de polvos sueltos matizadores en la zona T (nariz, frente y mentón), sin pasar la brocha por las arrugas del código de barras y el contorno de ojos para que no se marquen más.

-Producto aliado: el spray fijador, capaz de dejar el maquillaje en su sitio hasta ocho horas. Búscalo hidratante para evitar un resultado cuarteado.

2 Los ojos, protagonistas estelares

Sombras de ojos, delineadores, máscaras de pestañas y lápices de cejas toman el control de tu nueva rutina de maquillaje.

  • Mejor que un cat eye (delinear el ojo para conseguir el efecto “ojo de gato”), piensa en un ahumado; es lo que más favorece cuando el párpado ya no es tirante como un látigo.
  • Sustituye la sombra negra por el tono cobre o el caviar y, si quieres, remata con un sutil eyeliner negro bien pegado a la línea superior de pestañas, siempre sin pico.
  • A nuestra edad, resulta muy elegante rellenar las cejas para crear un arco estructurado y bonito a los ojos. Para ello, un lápiz de cejas bien afilado en tono topo para dibujar pequeños pelitos en las zonas despobladas será suficiente.
  • Para un impostado efecto lifting, peina tus cejas hacia arriba con un gel especial de cejas.
  • No delinees la línea de las pestañas inferiores porque se puede crear un efecto de mirada caída.
  • Unas pestañas levantadas son la mejor estrategia anti-gravedad para el párpado envejecido. Eso sí, aplica la máscara justa. Demasiada cantidad crea un efecto trasnochado.
  • Si eres más de sombras, que sean mate y en textura crema de larga duración, para que no den aspecto reseco al párpado.
  • ¿Tonos? Sí a todos los neutros. No al rosa, porque consigue un efecto lacrimógeno en el blanco del ojo y tampoco morado y violeta porque acentúan las ojeras.

3 Los labios, a prueba de besos

Si, a pesar de la mascarilla, quieres seguir pintándote los labios, recurre a un labial “no-transfer”. Normalmente son líquidos y con aplicador, y pueden permanecer -sin alterarse- sobre la piel de tus labios más de 6-7 horas.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: