Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Mujer La resiliencia o cómo sortear los obstáculos de la vida
TENA Silhouette - Descúbrelo

La resiliencia o cómo sortear los obstáculos de la vida

Mujer

0 8590

El término resiliencia se refiere a la capacidad que tenemos los seres humanos para crecer frente a la adversidad, para salir adelante a pesar de las dificultades, las tormentas y las tempestades que nos ha preparado la vida.


Compártelo con tus amigas:

La resiliencia tiene que ver con nuestra capacidad para adaptarnos a los cambios, pero no es únicamente eso, sino algo mucho más importante: la capacidad de salir fortalecidas de esas dificultades. Aprender de ello, ganar recursos y conocernos mejor. Esto hace que mejore nuestra autoestima y que seamos a su vez más resilientes ante problemas o situaciones difíciles que se puedan dar en un futuro.

¿Alguna vez has pensado que no hay autoestima sin retos o dificultades que podamos superar y sentirnos, por ello, mejor con nosotras mismas? Suena a tópico, pero las dificultades son oportunidades para conocernos mejor, crecer y aprender de nosotras mismas.

Podríamos caer en la tentación de contarnos que la resiliencia es algo innato, que hay personas que son más fuertes y personas que lo son menos; o que nacemos resilientes y es algo que va impreso en nuestros genes. Sin embargo, sabemos que esto no es así. Sí que es cierto que hay personas que tienen un carácter más favorable y otras que han tenido unos modelos familiares o un aprendizaje que les hacen más capaces de desarrollar esta resiliencia. Pero nuestro cerebro tiene tal capacidad de aprendizaje y cambio (la llamada plasticidad cerebral) que la resiliencia es una capacidad que todas podemos cultivar y desarrollar a cualquier edad.

¿Por dónde podemos empezar?

Afronta las dificultades. Cuando las evitamos es como si nos tapáramos los ojos y pensásemos que si no vemos los problemas, ellos tampoco nos verán. De esta manera, las dificultades van creciendo y cada vez es más difícil acometerlas. Afrontar la dificultad mejora nuestra autoestima y nuestro autoconcepto.

  • Piensa en las adversidades como oportunidades para crecer y aprender algo de ellas y de ti misma.
  • Cultiva el hábito de vivir el momento presente: enfocarte en el pasado genera tristeza y anticipar el futuro produce ansiedad. Es el momento presente en el que podemos tener el control y la capacidad para tomar decisiones.
  • No te desgastes luchando para que todo sea diferente. El primer paso es aceptar la adversidad. Lo que ya ha sucedido no lo puedes cambiar.
  • Evita la queja.
  • Plantea opciones.
  • Sé realista: la vida nunca va a ser una línea recta, un camino único hacia una meta. Siempre va a haber cambios, imprevistos, sorpresas… piensa en cuáles son tus expectativas.
  • A veces las dificultades son como un gran muro que nos impide pasar. Puedes decidir quedarte mirando el muro, quejarte porque ha aparecido, pensar que no está, cerrar los ojos e intentar pasar chocando contra él… o abrir los ojos, aceptar que está ahí y mirar alrededor para ver las opciones que tienes para poder sortearlo o buscar un camino alternativo. Esto último es lo que entrena nuestra resiliencia.
  • Hazte preguntas que te ayuden: ¿qué estoy aprendiendo de esta situación? ¿Qué depende de mí? ¿Qué opciones tengo? ¿Soy más capaz y más fuerte de lo que yo pensaba? ¿He crecido y he madurado gracias a esto? ¿Me ayudará en un futuro?

¡Toma las riendas de tu vida y comienza a potenciar tu capacidad para ser más resiliente!

Fuente: Alicia Jiménez Castellot, psicóloga

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario