Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Suelo pélvico Incontinencia Remedios naturales contra la incontinencia, ¿funcionan?
banner_MUESTRA

Remedios naturales contra la incontinencia, ¿funcionan?

Incontinencia

mujer con suplementos alimenticios
0 5693

Los suplementos alimenticios que nos venden para mejorar las pérdidas de orina: semillas de calabaza, piña... ¿son realmente son eficaces?, ¿qué estudios los avalan?


Compártelo con tus amigas:

Asistimos a un boom de productos naturales que se venden como suplementos alimenticios para tratar problemas de salud. Pero, ¿sabíais que, a diferencia de los medicamentos recetados y los de venta libre, estos productos solo tienen que demostrar que son inocuos y seguros?

Los suplementos alimenticios no están sujetos al mismo proceso de evaluación. Los medicamentos han tenido que comprobar su eficacia, mediante estudios serios, contrastados, comparaciones con placebo o con fisioterapia del suelo pélvico antes de su comercialización. Han tenido que demostrar científicamente que “funcionan bien” para la dolencia concreta y que no son nocivos.

Sin embargo, los fabricantes de estos productos solo son responsable de asegurarse que los suplementos sean seguros. Por lo que esta industria se ha disparado, debido a que parece que los productos naturales carecen de efectos secundarios o toxicidad alguna, ahora bien… ¿son realmente eficaces?

No hay estudios que demuestren que estos productos alternativos tienen beneficios probados para la incontinencia urinaria

En el campo de la incontinencia urinaria también estamos asistiendo a la venta, por laboratorios de prestigio, de complementos alimenticios para el “funcionamiento normal del sistema urinario”.

Ya el concepto en sí es ambiguo, porque para que el sistema urinario funcione de forma correcta se necesita de muchos factores: una adecuada hidratación, control neurológico del llenado y vaciado vesical, tono y sostén del suelo pélvico, adecuado estado de las mucosas… que no dependen del consumo de un extracto vegetal. Así que, mucho cuidado.

¿Semillas de calabaza?

Los nativos americanos utilizaban las semillas de calabaza para la salud del sistema urinario y digestivo. Hoy, los profesionales de la salud natural y alternativa recomiendan su uso para cuidar la salud de la próstata y la hiperplasia prostática benigna (HPB), afecciones ambas del hombre. En Alemania las autoridades sanitarias competentes en este área las aprobaron para este uso.

Respecto a su eficiencia, un estudio coreano aisló el aceite de semilla de calabaza en 2009 para evaluar su efecto sobre la hiperplasia prostática benigna en hombres. Según su evaluación, las semillas de calabaza produjeron una mejora significativa en el flujo urinario y los participantes reportaron una mejor calidad de vida. [1]

No obstante, científicamente no se puede afirmar que las semillas de calabaza generen y fortalezcan el tejido de los músculos del suelo pélvico o aporten beneficios en el tratamiento alternativo de la vejiga hiperactiva. Por lo tanto, es un mensaje inadecuado para las mujeres que padecen este problema, que afecta seriamente su calidad de vida y que están dispuestas a tomar lo que sea.

Lo que sí funciona: ejercicios de suelo y fortalecimiento

Actualmente solo una adecuada rehabilitación supervisada y dirigida por fisioterapeutas expertos tiene evidencia científica para el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico como un primer paso (sin fármacos ni cirugía) en la mejora de la incontinencia urinaria.

Si tienes pérdidas de orina debes acudir a tu médico para que él te paute el tratamiento más adecuado a tu caso y puedas solucionar tu problema. Mientras, te recomendamos utilizar absorbentes específicos para el pH y la densidad de la orina, como la gama TENA Lady*, te harán sentirte segura y protegida. Descubre más información en este link.

Fuente: Dra. Gema García Gálvez

*Cumple con la normativa de productos sanitarios

1 Hong H. Kim CS. Maeng S. Effects of pumpkin seed oil and saw palmetto oil in Korean men with symptomatic benign prostatic hyperplassia  Nutr Res Pract. 2009 Winter;3(4):323-7. doi: 10.4162/nrp. 2009.3 4.323. Epub 2009 Dec 31

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario