Centrada en ti
Home Suelo pélvico Reeducar el suelo pélvico Biofeedback, mejorar con autoconocimiento

fisioterapia suelo pélvico

El término biofeedback está compuesto por el prefijo “bio”, que significa vida, y la palabra inglesa “feedback” que quiere decir retroalimentación. Si juntamos ambos términos, podríamos traducirlos como biorretroalimentación. 

El biofeedack es muy utilizado en diferentes áreas de la medicina y se emplea para controlar funciones fisiológicas del organismo. Esta técnica hace posible que un individuo tenga consciencia de funciones biológicas de las que en condiciones normales no percibiría, como la frecuencia cardiaca o la presión arterial.

El biofeedback se utiliza mucho por los fisioterapeutas cuando existen disfunciones del suelo pélvico que requieren la activación de esta musculatura. Con ella, podemos conocer su estado y actuar voluntariamente para mejorarlo.

El biofeedback nos muestra:

  • Cómo se contraen nuestros músculos
  • Si esa contracción es correcta o incorrecta
  • Cuál es el grado de intensidad de contracción que realizamos

Gracias a estímulos visuales o auditivos, somos capaces de identificar nuestro trabajo, apreciar cómo se modifica esta musculatura en función de la actividad que estamos haciendo y, con esa información, mejorarla.

Registrar la actividad del suelo pélvico

Existen diferentes formas de captar la actividad de los músculos de suelo pélvico a través de biofeedback, alguna casera. Como ponerse un simple espejo frente a nuestra área genital y visualizar los cambios que ocurre en los músculos del suelo pélvico cuando los contraemos.

En las clínicas de fisioterapia se realizan biofeedbacks más sofisticados, capaces de registrar en gráficos con imágenes la contracción muscular. El objetivo de esta técnica es estimular a las mujeres para conseguir mejorar el fortalecimiento del suelo pélvico.

Los aparatos de biofeeback pueden registrar la contracción del suelo pélvico de diferente manera:

  • Sondas de presión: Son la forma más utilizada. Estas sondas se colocan en el interior de la vagina o del ano y captan la presión que generan los músculos al contraerse.
  • Sondas intracavitarias: En este caso registran la actividad eléctrica del músculo.

En cualquier caso, si tu suelo pélvico está debilitado y tienes problemas de pérdidas de orina. Recuerda que, mientras solucionas tu caso, utilizar absorbentes específicos para el pH y la densidad de la orina, como la gama TENA Lady*, te harán sentirte segura y protegida. Descubre más información en este link.

Fuente: Dra. Carolina Walker

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: