Centrada en ti
Home Mujer Sexo Recomendaciones sexuales en el postparto

sexo postparto

Después de dar a luz existe un periodo de tiempo que ronda la cuarentena en el que no se recomiendan las relaciones sexuales. En realidad, esto se refiere exclusivamente a la penetración, y se pueden tener relaciones eróticas sin coito.

Pero los primeros días con el bebé en casa son una locura y rara vez una mujer va a desear intimidad con su pareja en ese periodo. Se enfrenta a meses con falta de sueño, y las demandas de atención de la nueva criatura no fomentan un ambiente de erotismo y pasión precisamente.

Después del parto las relaciones sexuales se van a ver influidas por factores físicos, directamente relacionados con el parto, y psicológicos, que tienen que ver con los cambios que genera esta nueva etapa.

A nivel físico

La lactancia afecta a la sensibilidad en la vagina, al ralentizarse la vasocongestión de las paredes vaginales y provocando que se irriten con facilidad. Disminuye la lubricación vaginal y esto hace más incómodas las relaciones coitales. A estas molestas sensaciones se les suma los posibles dolores por los puntos si hubo episiotomía. Si la musculatura pélvica se ha dañado durante el parto, la sensibilidad vaginal disminuye y los orgasmos pueden ser más difíciles de conseguir y más débiles.

A nivel psicológico

Las relaciones de pareja también pueden verse afectadas. La llegada de la nueva personita a veces supone descubrir que tu pareja no tiene exactamente la misma idea a la hora de la crianza, y la mujer puede sentir que está sola o que lleva toda la responsabilidad del cuidado del bebé. Es posible que la mujer padezca una depresión postparto lo que provocará que no esté muy dispuesta sexualmente.

Si, además, durante el embarazo no se han tenido relaciones sexuales o han sido muy esporádicas, las relaciones de pareja pueden estar resentidas y la mujer sentirá cierta presión para retomarlas.

¿Cómo recuperar la vida sexual tras el parto?

  • Los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura pélvica son esenciales, no sólo para evitar incontinencias que pueden haberse presentado incluso desde antes del parto, sino para mejorar el bienestar de la mujer y facilitar las relaciones sexuales, potenciando el placer que pueden encontrar en ellas.
  • No dejar a la pareja de lado, busca momentos en los que estar solos. Hay que seguir cuidando la relación un poquito cada día, sin abandonar esos momentos de intimidad por la llegada del bebé.
  • No es necesario iniciar las relaciones coitales apresuradamente. Es muy posible que apetezca más otro tipo de relaciones, más globales, y que no impliquen dolor. Esto es perfecto y enriquece muchísimo a la pareja: mimos, masajes o estimulación genital sin penetración. Es igual o más placentero y probablemente menos incómodo en el postparto.
  • El uso de lubricantes e hidratantes vaginales es muy importante, en esta etapa en la que la lubricación disminuye mucho y los puntos pueden tirar al secarse. La aplicación diaria (no sólo vinculada a las relaciones sexuales) puede mejorar notablemente el bienestar de la mujer.

Fuente: Marta Ibáñez, sexóloga 

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: