TENA
Logo

Home Suelo pélvico Embarazo y parto Beneficios de la atención plena en la maternidad

Beneficios de la atención plena en la maternidad

Embarazo y parto

0 5137

¿Aplicar el mindfulness durante la maternidad? Durante esta etapa, son muchas las tareas y preocupaciones a las que tenemos que hacer frente. Por ello, ser conscientes del momento presente y vivir de manera plena en él es vital para llevar la maternidad de la mejor manera posible.


Compártelo con tus amigas:

Si eres seguidora de nuestros artículos seguro que ya estarás muy familiarizada con el término Mindfulness, que se refiere a nuestra capacidad para vivir el momento presente de manera plena y consciente. Disfrutando de los pequeños momentos con nuestra mente enfocada y en calma

Durante la maternidad y el proceso de crianza de los hijos, esta es una capacidad tan necesaria como deseada y difícil de lograr. Tanto en los primeros años de crianza como en etapas más complejas como la adolescencia, tenemos que afrontar muchas demandas al mismo tiempo: el manejo de nuestras emociones como madres, la responsabilidad y dedicación, la falta de tiempo para nosotras mismas, la abrumadora cantidad de obligaciones y micro-tareas cotidianas, el propio proceso de educación y crianza…. 

Los días van pasando mientras vamos realizando las tareas de manera automática, y las preocupaciones nos impiden disfrutar plenamente del momento presente.

Aplicar las técnicas de Mindfulness o “mente plena” a nuestra maternidad nos ayudará a ser menos “reactivas”, a no tener las emociones “a flor de piel “, a pensar con calma, a ver cada situación con perspectiva, y a salir de esa rueda en la que muchas veces la maternidad nos deja atascadas. 

Como todas las técnicas, necesita ser trabajada y practicada dedicándole unos minutos al día para ir realizando pequeños cambios en nuestros hábitos: 

  • Busca momentos de silencio. Nos sirve con 1 minuto en el que únicamente te concentres en conectar contigo y sentirte enraizada en el momento presente mientras respiras lentamente. 
  • Vive el proceso de estar plenamente atenta a cada área de tu vida y cuídate de todo lo superficial que reclama constantemente tu atención: consulta lo menos posible el móvil, trata de silenciarlo a menudo y/o dejarlo en un lugar apartado para que seas tú la que acudas a revisarlo en el momento que tú decidas. 
  • Aprende poco a poco a ir reconduciendo los pensamientos. Seguro que mientras estás jugando/hablando con tus hijos, te habrán asaltado pensamientos acerca de lo que te queda por hacer o de tareas pendientes (“tengo que….”, “debería estar haciendo…”). Si te dejas llevar por estos pensamientos, estarás desatendiendo ese precioso momento presente y favoreciendo que aparezcan síntomas de la ansiedad
  • Te vamos a dar una noticia: ¡Nunca llegarás a todo! Por eso, si te centras en el momento presente, descubrirás que lo realmente importante y lo que te hará sentir de verdad satisfecha, son los momentos plenos y de calidad con las personas que quieres
  • Ayúdate haciendo compartimentos de tiempo en tu vida. El tiempo de sentarte con tu hijo/a no es el tiempo de trabajar, ni el de hacer las tareas domésticas. Cuantas más cosas hagamos a la vez menos sentiremos que llevamos las riendas de nuestra vida. No siempre podremos cumplirlo, pero limita la multitarea en la medida de lo posible. 
  •  Párate a menudo y agradece todo lo que tienes. Te ayudará a tomar conciencia de lo positivo de la maternidad más allá de lo abrumador que puede llegar a ser en muchos momentos.

¡Ponlo en práctica, seguro que comienzas a notar de manera inmediata los beneficios del Mindfulness en ti misma y en tu entorno! 

Fuente: Alicia J. Castellot. Psicóloga.

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: