Centrada en ti
Home Mujer Psicología ¿Qué es el síndrome del cuidador?

Foto: iStock.com / Wundervisuals

Es habitual que en las familias cuando una persona mayor necesita ayuda, el padre, la madre o ambos, alguno de sus hijas o hijos se convierta en cuidador directo. Si no nos paramos a reflexionar sobre cómo afrontar esta situación, podemos sufrir el síndrome del cuidador: un estado de ansiedad, tristeza y agotamiento producidos por el estrés continuado que acompaña a la persona que adopta el cuidado de otra.

Queremos ser de ayuda, pensamos que no nos llevará mucho tiempo, iniciamos el cuidado con ánimo y con energía… Pero poco a poco nos vamos dando cuenta de la realidad de los cambios que se van produciendo en nuestra vida.

Atención a estos síntomas:

  • Se altera nuestra dinámica familiar
  • Sensación de tener que ocuparnos de dos casas diferentes
  • Nuestro tiempo se reparte entre nuestra familia y nuestros padres diariamente
  • Asumimos cada vez más responsabilidades
  • Nos desatendemos a nosotras mismas…

Si no sabemos resolver satisfactoriamente estos cambios, podemos caer en el síndrome del cuidador. La persona que lo padece se siente desbordada física y emocionalmente, “quemada” por la situación, presenta inestabilidad emocional, cambios de humor, tristeza, ansiedad, dificultades para dormir, dolores, pérdida de apetito, irritabilidad, menos paciencia y aparecen conflictos y enfrentamientos con otros miembros de la familia o con el resto de cuidadores.

Debemos ser realistas y mantener un espacio propio para nosotros porque no sabemos cuánto tendrán que durar nuestros cuidados

La sensación de deber y de obligación lleva a muchas personas a no permitirse tiempo de ocio: “cómo voy a salir y a dejar a mi madre en casa, ¿y si le pasa algo cuando estoy fuera?”, “es egoísta dedicar tiempo para mí estando mi padre enfermo”, “cuando yo era pequeña mi madre no salía con sus amigas ni iba a trabajar cuando tenía que cuidarnos”, “cómo voy a salir a disfrutar estando mi padre como está”, o en el peor de los casos “qué va a pensar mi familia, qué dirían de mí si se enteran que me he ido con mis amigas y he dejado a mis padres este fin de semana”.

Debemos ser realistas, ¿cuánto tiempo puedes mantener esta situación? El cuidado de tus mayores puede durar años. Si te mantienes sin tiempo para ti, para tener ilusiones y planes de futuro (incluso a corto plazo, para este fin de semana), sin ver a tus amigos ni tener actividades de ocio, si todo es obligación… Al final serás tú quien necesite ayuda.

Fuente: Alicia Jiménez, psicóloga

Te puede interesar...

  • Cuando nos toca cuidar de nuestros padresCuando nos toca cuidar de nuestros padres Cumplimos años y nuestros progenitores también, y llegará un día en que tendremos que hacernos cargo de ellos. Pero las circunstancias […]
  • Afrontar la maternidadAfrontar la maternidad ¿Te sientes la mujer más dichosa del mundo y de repente te da un bajón? El arranque de la maternidad suele traer consigo una noria de […]
  • Adaptarse a los cambiosAdaptarse a los cambios ¿Te sientes triste o con ansiedad? Estos sentimientos son naturales y también claves en la menopausia. Sin embargo no debemos verlos como […]
  • Cómo enfrentarse a la incontinencia urinariaCómo enfrentarse a la incontinencia urinaria Adaptarse a los cambios inevitables que va a provocar este problema conlleva un proceso de normalización. Para que funcione debemos […]
Compártelo con tus amigas: