Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Mujer Dieta Dietas milagro: atractivas… y peligrosas
Pide tu muestra gratuita

Dietas milagro: atractivas… y peligrosas

Dieta

dieta milagro piña
0 2440

Son fáciles de reconocer, ofrecen resultados prometedores en un tiempo récord, sin aparente esfuerzo y sin riesgo, por lo que resultan tremendamente irresistibles, pero no son lo que parecen y a menudo implican alteraciones alimentarias.


Compártelo con tus amigas:

Cuando llega el buen tiempo es inevitable querer quitarse los kilitos de más y cuanto más fácil y rápido nos lo pongan, mejor. Por eso las dietas milagro tienen tanto éxito y son tantas las que “caen” en sus redes. ¿Quién no quiere resolver su problema de sobrepeso de forma fácil y rápida? Pero, ¡cuidado! No son lo que parecen y pueden provocar alteraciones alimenticias.

¿Cómo reconocerlas? Una dieta milagro promete resultados espectaculares, pérdidas de peso rápidas y aparentemente sin esfuerzo. Lamentable, este tipo de dietas suelen acarrear serios trastornos para la salud, como:

  • Provocar deficiencias de proteínas, vitaminas y minerales con sus correspondientes efectos sobre la salud.
  • Producir efectos psicológicos negativos.
  • Desencadenar, incluso, trastornos del comportamiento alimentario (anorexia y bulimia), a veces de mayor gravedad que el exceso de peso que se pretendía corregir.
  • Favorecer el efecto “rebote” o “yo-yo”.
  • Al abandonar estas dietas, las personas que las seguían no han aprendido a comer saludablemente y vuelven a las costumbres que les hicieron engordar.

Entonces, ¿cuál es la mejor dieta para perder peso?

Lo primero que te aconsejamos es que acudas a un médico nutricionista para que diseñe una dieta acorde con tu edad, tus necesidades y tu estilo de vida. Además, te damos una serie de recomendaciones para que pierdas peso de una forma sana y equilibrada:

  •  Variedad. Debemos comer de todo, y aprender cómo y en qué proporción lo comemos.
  • Desayunar todos los días y de la forma más completa posible, incluyendo lácteos, pan o cereales y fruta.
  • Los carbohidratos (pan, pasta y arroz integrales, patatas y legumbres), deben constituir la base de nuestra alimentación y representar un tercio de los alimentos ingeridos diariamente.
  • Reducir el consumo de grasas de origen animal, como mantequillas, embutidos, quesos, etc. y eliminar de la dieta las grasas hidrogenadas, también conocidas como las grasas trans, que están presentes en la mayoría de productos de origen industrial, como las margarinas, bollería industrial, galletas, patatas fritas, etc.
  • Las proteínas deben aportar entre el 10% y el 15% de las calorías totales, debiendo combinar proteínas de origen animal y vegetal.
  • Se debe incrementar el consumo diario de frutas, verduras y hortalizas hasta alcanzar, al menos, 400 g/día. Esto es, consumir, como mínimo, cinco raciones al día de estos alimentos.
  • Evitar el consumo de productos ricos en azúcares, como golosinas, dulces y refrescos.
  • Hacer cinco comidas al día.
  • Reducir la sal en las comidas, utilizando preferentemente sal yodada.
  • Saciar la sed con agua, tomando entre uno y dos litros de agua al día.
  • Hacer, al menos, media hora de actividad física diaria de intensidad moderada (paseos, bicicleta, etc.).

En la mayoría de los casos, el sobrepeso no es solamente una consecuencia de un exceso de alimentación, sino también el síntoma evidente de que nuestro estilo de vida no es el adecuado. No basta con modificar la alimentación durante unas semanas para reducir el peso, sino que debemos apostar por el cuidado global de nuestra salud, de forma habitual.

Fuente: Serafín Murillo, nutricionista, y  Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: