Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Mujer Sexo ¿Alteran los fármacos nuestra vida sexual?
banner_MUESTRA

¿Alteran los fármacos nuestra vida sexual?

Sexo

fármacos y libido
0 6534

¿Tomas pastillas para el colesterol, la tensión o la ansiedad? Muchos medicamentos pueden hacer que disminuya la libido o la lubricación. ¿Lo sabías? Te contamos cuáles.


Compártelo con tus amigas:

Muchos estudios han demostrado que uno de cada cuatro casos de disfunción sexual es causada por medicamentos prescritos por nuestros médicos, que generalmente no nos informan de que su administración puede alterar nuestra respuesta sexual. Por eso, es muy importante leer bien los prospectos.

Medicamentos para presión arterial, colesterol, trastornos depresivos y ansiosos, problemas digestivos, caída del cabello, gripe… todos ellos pueden afectarnos. Pregunta a tu médico especialista si el tratamiento prescrito puede interferir en tu sexualidad de forma importante. Y, en caso de ser así, consúltalo con él para que valore si puede disminuir la dosis, cambiarlo o suspenderlo.

Los fármacos suelen provocar disfunciones sexuales de carácter excitatorio o inhibitorio, y entre los grupos farmacológicos implicados en las alteraciones de la esfera sexual nos encontramos con seis grupos:

  • Antihipertensivos (entre ellos, los diuréticos): Pueden interferir en nuestra sexualidad provocando disminución de la libido y la lubricación, que provoca sequedad vaginal, y disfunción orgásmica.
  • Psicotrópicos (Antidepresivos, ansiolíticos y antipsicóticos): Pueden ser responsables de disfunciones sexuales en la fase excitatoria dando lugar a un descenso de la libido y bajo interés sexual. Es importante tener en cuenta, en este caso, que en muchas ocasiones es la propia alteración psíquica la que puede estar interfiriendo en nuestra respuesta sexual o ser la responsable de ello.
  • Tratamientos hormonales: Su gran concentración de estrógenos, esteroides y corticoides pueden reducir nuestra respuesta sexual.
  • Antihistamínicos y analgésicos: Además de somnolencia, pueden provocar disminución del deseo sexual y de la lubricación, y con ello relaciones sexuales dolorosas.
  • Antiulcerosos: También provocan disminución de la libido.
  • Antineoplásicos: Además de disminución de la libido, destacan por generar sintomatología menopáusica con desarreglos hormonales entre ellos.

La administración de medicamentos en dosis altas o durante largos periodos de tiempo suele necesitar un tiempo de recuperación de la respuesta sexual superior al del tratamiento.

Los medicamentos no tienen por qué ser la causa directa de una disfunción sexual. Pero, si percibimos que puede estar afectando a nuestra sexualidad, no lo dejes pasar, y consúltalo con el especialista, que nos ayudará a encontrar la mejor solución.

Fuente: Natalia Domínguez, psicóloga-sexóloga

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario