Centrada en ti
Home Mujer Actividad física A partir de los 65, mantente activa

ejercicio a partir 65

¿Objetivo? Mantenerse en el mejor estado para ganar calidad de vida  y que cumplir años no sea un problema. Los beneficios de una actividad física regular en las mujeres mayores de 65 años son innegables, sobre todo cuando se realiza una cantidad moderada de ejercicios, preferiblemente diaria.

¿A qué nos referimos con una cantidad moderada de ejercicio? Por ejemplo, cuando realizamos una sesión prolongada de una actividad moderadamente intensa  (caminar) o sesiones de corta duración de actividades de mayor intensidad (caminar rápido o subir escaleras).

¿Qué beneficios te aporta este tipo de actividad?:

  • Ayuda a mantener la habilidad de vivir independiente y reduce el riesgo de caídas y fracturas
  • Reduce el riesgo de muerte por enfermedad coronaria y de desarrollo de hipertensión, cáncer de colon y diabetes.
  • Puede ayudar a reducir la presión sanguínea en algunas personas con hipertensión
  • Ayuda a mejorar la resistencia y la fuerza muscular en pacientes con alguna discapacidad crónica
  • Reduce síntomas de ansiedad y depresión y mejora el bienestar y el ánimo
  • Ayuda a mantener sanos los huesos, los músculos y las articulaciones
  • Ayuda a control de la inestabilidad articular y del dolor asociado a la artritis

Como ves, todo son ventajas. Si, además, aumentamos progresivamente la cantidad de actividad física, podemos añadir mayores beneficios a nuestra salud, ya sea incrementando la duración, la intensidad o la frecuencia.

Si hasta ahora no te has movido mucho y has llevado una vida sedentaria, empieza por cortos periodos de actividad física moderada (5-10 minutos) y gradualmente ve aumentándolo. Caminar es una de las actividad más populares entre los mayores de 65 años. Pero podemos atrevernos con mucho más: gimnasia, estiramientos, natación… Lo importante es dedicarle un tiempo al día de forma constante. Y no dejarlo.  

Camina media hora, sube las escaleras todos los días, o hazte unos largos en la piscina… elige la intensidad y ajusta el tiempo al esfuerzo

Además del entrenamiento cardiovascular, las mujeres mayores pueden obtener beneficios del entrenamiento de fuerza. Unos músculos fuertes ayudan a reducir el riesgo de caídas y mejoran la habilidad para desarrollar las tareas cotidianas de la vida diaria.

Es importante tener en cuenta que la pérdida de fuerza y de resistencia atribuida normalmente a la edad es en parte causada por la reducción de la actividad física. La inactividad aumenta con la edad. Alrededor de los 75 años, la mitad de las mujeres no realizan ninguna actividad física.  Cambiemos ese planteamiento, realizar una actividad física repercute directamente en tu calidad de vida y bienestar.

En cualquier caso, es importante que consultes con tu médico antes de comenzar un nuevo programa de actividad física para que te indique cuáles son las más apropiadas o las que descarta en tu caso. Y no te olvides de mantener también tu suelo pélvico introduciendo en tu rutina diaria los ejercicios de fortalecimiento para minimizar problemas como la incontinencia urinaria. ¡Ponte en movimiento!

Dra. Carolina Walker

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: