Centrada en ti
Home Mujer Psicología ¿Existe el instinto maternal?

instinto maternal madre-hijo

Toda mujer viene por naturaleza preparada para reproducirse, pero la maternidad tiene que ser una decisión personal, fuera de toda imposición o presión social, libre de creencias erróneas acerca del hecho de tener que convertirnos en madres sólo por ser mujeres.

Por lo tanto, ¿el instinto de tener un bebé es inherente a todas las mujeres? No, la maternidad es un deseo que tomará diferentes formas en cada mujer y a veces puede no darse nunca, y no hay que culpabilizarse por ello.

El instinto maternal es un vínculo afectivo muy particular, diferente en cada mujer, y que se establece entre ella y el niño tras la concepción. Es un impulso que empuja a una madre a actuar por su bebé, sin reflexionar, a protegerlo siempre e incluso a sacrificarse por él. Nuestro cerebro y los mecanismos hormonales que desencadena el embarazo tienen mucho que ver con ello.

El deseo de tener hijos se manifiesta de muchas maneras. Puede no darse nunca y no hay que sentirse culpable por ello

Para algunas mujeres que han sido madres, la llegada de su bebé les provoca mucha angustia y miedo, una imagen lejana a la que se ‘supone que tienen que estar viviendo’: ¿Seré una buena madre?, ¿seré capaz de atender sus necesidades y cuidarle adecuadamente? Otras pueden incluso vivir la experiencia desde la indiferencia, sin esa explosión de sentimientos amorosos que se espera de ella.

Las condiciones tienen mucho que ver con esto: el cansancio tras el parto, la falta de ganas de intimidad con la pareja, o la idealización del momento provocan inseguridades que hacen pensar a la madre que no tiene instinto maternal.

¡Tranquilas! La maternidad es una experiencia que se construye día a día. No llega de repente en un mar de emociones positivas. Para cada mujer es distinto, así que si no sientes que es el día más maravilloso de tu vida, no te sientas culpable. Los vínculos afectivos con el bebé se irán creando poco a poco, con el contacto con él, y con los cuidados y atenciones que le vamos a proporcionando.

Fuente: Natalia Domínguez, psicóloga-sexóloga

Te puede interesar...

Compártelo con tus amigas: