Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Blog Otra cicatriz
Pide tu muestra gratuita

Otra cicatriz

Blog

cesarea sí, cesarea no
2 1829

Siempre pensé que lo mío iba a ser cesárea. Por mi edad, bien pasados los 40, por mi diabetes gestacional, que provocó (además de un asco infinito a la dieta


Compártelo con tus amigas:

cesarea sí, cesarea no

Siempre pensé que lo mío iba a ser cesárea. Por mi edad, bien pasados los 40, por mi diabetes gestacional, que provocó (además de un asco infinito a la dieta hipocalórica) que Gabriela creciera “hermosa”, como diría mi madre. Esto generaba a su vez otro punto más a mi favor para una cesárea: la relación entre su tamaño y el mío, tirando a escuchimizado. Así que yo me veía como la candidata perfecta. Y estaba totalmente concienciada de ello.

Pero no salió tal como yo esperaba. Empecé a dilatar y no me dieron opción. En vez de tener una cicatriz sobre otra (ya tenía yo una en esa zona y sólo había que cortar por la línea de puntos), es el suelo pélvico el que, interna y externamente, luce costurón de agárrate. Si a mí me hubieran dado la opción, lo tenía clarísimo: cesárea. Y viendo las repercusiones que tiene en el suelo pélvico con más razón. En mi suelo pélvico, apunto. Y ya me pueden decir lo que quieran los médicos, hubiera preferido una cesárea cienes y cienes de veces.

Hasta hace poco se escuchaba que España era un país en el que se hacían muchas innecesarias, ¿verdad? Olvidadlo. Eso era antes. El protocolo ha cambiado radicalmente, y sólo se programan las que consideran peligrosas y las urgentes. En la privada, quizá, tengas la posibilidad de elegir una cesárea a la carta, pero en la pública no es tan fácil. Así que ahora hay más partos vaginales que nunca.

Ante esto debo decir que hay una buena noticia, y nueva. Al parecer, y me gustaría que me lo confirmaran, el protocolo ha incluido que si hay lesión del suelo pélvico en el parto, por uso de instrumental principalmente, se debe realizar una valoración del suelo pélvico. Así que las mujeres que acaban de parir, como mi hermana que va por las esquinas llorando de dolor desde hace un mes, podrán rehabilitar esa musculatura que corta su nueva ‘cicatriz’. Una posibilidad que yo no tuve, y que desde aquí aplaudo. Menos mal que Centrada en ti está ahí para las que no han llegado al protocolo.

 

Compártelo con tus amigas:

Déjanos tu comentario