La historia de María Eugenia Sánchez

Eugenia_144x144_TENA

María Eugenia Sánchez
2423 Puntos

49 años
Monterrubio de Armuña (Salamanca)
La reina de la batería

¿Te ahoga la rutina? ¿Quieres hacer algo y no te atreves? Eugenia probó y ha descubierto una nueva pasión
Cambia el tamaño:
Comparte su historia

Empieza la semana y hay mucho tiempo libre. Media jornada laboral, divorciada e hijos ya mayores. ¿Qué hacer? Explorar, por primera vez lo nunca imaginado: la música. Esta es la historia de una mujer y una batería.

La música es infinita

Nuevas pasiones en el tiempo libre

“¡Tengo que contarte que he roto un plato, el de mi batería, de tanto practicar!, cuenta divertida María Eugenia, que a los 45 años decide dar un cambio a su vida. Está de nuevo soltera, con los hijos ya mayores y muchas horas libres.

“Probé varias actividades y me quedé con la música porque es infinita. Nunca me había planteado empezar a tocar un instrumento porque en la mayoría de bandas, los músicos son hombres, la misma palabra lo muestra”, nos dice.

La música se ha convertido en una prioridad por la que merece vivir

Tampoco conoce ningún caso de una mujer de casi 50 años que empiece a triunfar en un mundo en el que se premia la juventud. Sin embargo, ella se anima a probar suerte con la batería, “si llegas a ser virtuoso de un instrumento, luego puedes empezar con otro, nunca es tarde”. 

Grupos y ensayos

Lo que ella necesita al principio es apoyo, tener su propio grupo con el que ensayar y sacar adelante un repertorio. Y así sucede: se juntan cinco, un grupo mixto, y empiezan a practicar hasta sacar adelante más de cien versiones en estos años.

María Eugenia toca la batería. Se compra una eléctrica para practicar en casa y no molestar a nadie hasta que el grupo decide alquilar un local. “Ellos eran más jóvenes y lo vivían como una afición, para mí se convirtió en una pasión: descubrí que me encantaba”.

Ensayan una vez al mes y a ella le parece poco. Ha abierto una nueva puerta y está ilusionada, quiere más, así que empieza canto. Se atreve a seguir caminos nuevos y todo empieza a ir a su favor.

Su profesora crea un grupo de teatro musical al que se suma. Por otro lado, un grupo de chicas de veinte años buscan una batería mujer y también la cogen. Acepta todas las oportunidades. Además, un grupo masculino la incorpora para cerrar su banda. “Al final no tenía ni tiempo, mis semanas estaban más que completas”.

De reto en reto

María Eugenia ha salido de su zona de confort y ha decidido apostar por sí misma: empieza a cantar por su cuenta. “Voy con la música grabada en el ordenador y canto en bares de Salamanca y de Zamora, aunque ahora en Zamora han prohibido las baterías en la calle”.

Se atreve tanto con un repertorio en español como en inglés, aunque le gusta que el público tararee y se anime en sus actuaciones. “Yo, que nunca me había planteado tocar la batería y cantar, ahora lo hago todo y hasta tengo mi propio nombre: ‘La Dama Pop’. De hecho, estoy buscando músicos para completar este proyecto propio”.

Los amigos de sus hijos se sorprenden de que una madre toque la batería, hasta la van a ver a los conciertos porque no se lo pueden creer. Gracias a la música sigue aprendiendo inglés y acaba de retomar actuaciones con el grupo de teatro musical.

María Eugenia ha aprendido a no juzgar. Ahora, cuando en la escuela los más jóvenes sólo quieren formar parte de bandas de rock, ella se ofrece a probar salidas nuevas. “He tocado con violines, acordeones y bandas de viento. Nunca lo hubiese imaginado”.

DÉJANOS TU COMENTARIO:

Ranking

Sigue a diario la evolución de tus candidatas favoritas.

Te puede interesar…