La historia de Lucía Hernández-Franch

Lucia_144x144_TENA

Lucía Hernández-Franch
20046 Puntos

56 años
Sevilla
Diseñadora de moda flamenca y fiesta

¿Te encuentras perdida? ¿Necesitas reconstruir tu vida? Lucía se ha reinventado retomando una  pasión
Cambia el tamaño:
Comparte su historia

Con cuatro hijos a sus espaldas, una separación y sin trabajo, decide hacer de su casa un taller de costura para salir adelante. Lo hace retomando una pasión que la ha acompañado siempre, pero esta vez para darle una nueva y luminosa dimensión a su camino.

Reinventarse con la costura

Los inicios del taller

Desde pequeña, a Lucía siempre le ha gustado jugar con la costura, hacerse sus propios trajes, idear modelos, vestidos… pero en aquella época, nadie piensa que el diseño es una carrera con futuro. “A mí me daba igual. Yo iba con mi guitarra y mi máquina de coser a todos lados. Lo arreglaba todo, si me compraba un pantalón, le metía un volante, si me quedaba una camisa, le quitaba una manga”, recuerda divertida. Se lo toma como un hobby que la acompaña siempre.

Como azafata de vuelos internacionales recorre el mundo, vive en Londres, estudia Empresariales… hasta que se casa y lo deja todo para cuidar de sus cuatro hijos: tres biológicos y una hija adoptada. Cuando se separa, se siente perdida.

“Yo siempre había sido independiente y de repente, no tenía nada. Pensé en tirar la toalla… pero me dije: ¿Tirar qué? Aquí no sé tira nada. Voy a seguir”. Es el principio de la crisis económica, los hijos están aún en casa y ahora no tiene trabajo. La vena creativa no la ha abandonado nunca, así que decide hacer de su propio hogar un taller de costura y así poder salir adelante.

Vuelta a la máquina de coser

“Empecé cubriendo los gastos. Desde ese momento nunca se me ha ocurrido ni tener un resfriado”. Quiere mantener, como madre, una figura potente, fuerte y luchadora y seguir siendo un referente de valentía para sus hijos. Así que se pasa el día cosiendo y, a través de sus amigas, va logrando un poco de publicidad.

Soy una emprendedora, pero no soy joven. Llevo dos años con el taller, es poco, y tengo que salir adelante

Asegura que siempre ha sido una buena vendedora, que cuando trabajaba de azafata y pasaba con el carrito de productos por el pasillo, los vendía todos. Ese desparpajo, las ganas de seguir adelante y el deseo de crear nuevos vestidos son la fórmula de su éxito.

Cuando se ve preparada, da un nuevo salto. Alquila un local con una amiga que está en unas circunstancias parecidas y juntas crean “Entre costuras”. Y ponen el alma en ello.

Algo más que un taller

“Yo te hago un vestido de flamenca, de boda o de fiesta. Lo que quieras te lo bordo. Todo es invertir en lo que haces”. Aunque ella hace la muestra del diseño, los trajes finales están en manos de las modistas y el sastre que trabajan en el taller. “Yo sé coser, no como otros diseñadores que no saben coger una aguja”.

No sólo hace trajes de flamenca y de fiesta, también diseña uniformes para empresas y da cursos de diseño y de costura, incluso alta costura. El taller se ha convertido en un sitio de muchas risas y confidencias, donde también se hace ‘terapia de grupo’. “El ambiente es divertidísimo”.

En estos casi tres años, Entre costuras ha crecido y ya tiene varios empleados, pero Lucía sigue luchando día a día por la viabilidad de este proyecto. Tiene claro su próximo paso: crear su propia firma. En enero del año que viene se atreverá a desfilar en la pasarela “We love flamenco”, de Laura Sánchez, con su primera colección. “Me ha costado mucho salir adelante, pero ahora hago lo que me gusta. Estoy tranquila y soy feliz”.

DÉJANOS TU COMENTARIO:

Ranking

Sigue a diario la evolución de tus candidatas favoritas.

Te puede interesar…