Regístrate ahora o introduce
tu usuario y contraseña:

Centrada en ti
TENA
Home Blog Las dichosas bolas chinas
banner_MUESTRA

Las dichosas bolas chinas

Blog

bolas chinas
1 8362

Todo el mundo comenta el tema de las bolas chinas, ¿quién no ha oído hablar de ellas? Es la estrella como regalo picantón de cumpleaños, aniversario o despedidas de solteras. Pero resulta que poca gente sabe muy bien qué son...


Compártelo con tus amigas:

(Dita Von Teese)

Todo el mundo comenta el tema de las bolas chinas, ¿quién no ha oído hablar de ellas? Es la estrella como regalo picantón de cumpleaños, aniversario o despedidas de solteras. Pero resulta que poca gente  sabe muy bien qué son las dichosas bolas chinas ni para qué sirven. ¿Hacen que disfrutes más de lo normal un martes en la cola de la frutería? ¿Logran que no tengas prisa a la hora de preguntar “la última por favor”? ¿Las puedes llevar como si fueran un complemento más a conjunto con la ropa interior  y nadie lo nota? ¿Ayudan a que te sientas la Dita Von Teese del barrio en tu vida de pareja? ¿Qué es eso de bolas chinas y suelo pélvico? Pues la verdad es que yo, mismamente, no tenía ni idea.

Tras consultar a  San Google, resultó que no me quedaba del todo claro, así que quedé con Marta, que además de ser sexóloga es experta asesora de Centrada en ti. Y ella, que es más maja que las antiguas pesetas, me explicó ante un café con leche (de soja) las verdades y mentiras de las dichosas bolas chinas.Y resulta que además las trajo para que las viera. Las que yo ví eran monísimas.  Tres, de diferente tamaño, de color morado, en una caja estupenda. Ante mi aluvión de preguntas y con una gran sonrisa fue contestando una por una a todas:

  • Sí, son muy buenas para el suelo pélvico. Hacen que lo fortalezcas como una campeona en poco tiempo y con constancia.
  • No, no, por llevarlas puestas no vas a ser la más orgásmica del mercado. El sexo está en la mente. Lo que sí que ayudan es a ejercitar tu suelo pélvico, con lo cual vas a poder manejar mejor tus momentos íntimos. Un suelo pelvico más tonificado ayuda a orgasmos más fáciles e intensos. Pero no directamente, vamos, las bolas en sí no te dan placer.La vibración de su interior favorece también que lubriques más y mejor, y eso, para qué nos vamos a engañar, también ayuda.
  • Que sí, que sí, que el tamaño importa. Hay tres tamaños porque depende de cómo tengas de fortalecido el suelo pélvico. Puedes comenzar con la más grande, ir ejercitándote y poco a poco cambiar de tamaño hasta llegar a la más pequeña, más difícil de mantener en tu interior.
  • Que no que no, que no se te va a caer delante de todo el mundo. Lo mejor es que practiques en casa de pie haciendo otras cosas media hora unas tres veces al día y si te agobias al principio y te   da reparo es mejor que lo hagas tumbada. Y sí, hija, sí, puede que creas que lo tienes dominado y vaya tu suelo pélvico y te dé una sorpresa.
  • No, no, no es solo para treintañeras con ganas de ejercitarse, son también las que acaban de ser madres, ¡ojo, después de los cuarenta días de rigor! Son útiles para superar las pérdidas de orina, por el motivo que sea. Son para tu madre, para la mía, para las abuelas más modernas, son para todas, y no tienes por qué avergonzarte de su uso o llevarlo solo al terreno sexual, tu cuerpo es tuyo ¿no? Y cuidarlo es esencial para que te sientas bien en todos los planos de tu vida.
  • Sí, debes consultar a un experto si ves que no funciona la cosa como es debido. Muchas mujeres van a su especialista, ginecólogo, fisioterapeuta como la experta Carolina Walker. Muchas mujeres van a consulta alteradas porque se les ha caído la bola y hay que someterse a una revisión del suelo pélvico, ¡pero que no cunda el pánico, hay que dejarse asesorar por quienes saben!

Total que tras todas estas respuestas me emocioné tanto que voy a ir de cabeza a comprármelas. Se venden en tiendas especializadas, están hechas de un material especial, son suaves y hay que hervirlas antes de usarlas, (no, no,  no todo lo que se compre allí hay que hervirlo, según me dijo Marta, sobre todo si tiene pilas, que es que yo soy un poco rubia y se lo pregunté). Ahora que estoy tan concienciada con el suelo pélvico que hasta mis amigas me dicen “nena, descansa un poquito con el tema” me iré a la playa a practicar, y de paso a ver si hago los ejercicios… Ya me contaréis qué tal con vuestras bolas chinas, si os ayudan a mejorar vuestra calidad de vida, que me parece a mí que sí…

Compártelo con tus amigas: