Centrada en ti
Home Suelo pélvico Suelo pélvico y salud Tipos y grados de prolapsos genitales

Prolapsos genitales

Ante todo, si notas un bulto que sobresale de tu vagina, no te alarmes. La mayoría de las veces no se trata de un tumor sino de un prolapso, el descenso de uno de los órganos pélvicos que una musculatura pélvica debilitada no puede sujetar. Normalmente las causas de este problema son el embarazo y los partos vaginales. Pero el prolapso no suele aparecer inmediatamente sino cuando la mujer llega a la menopausia y el déficit hormonal hace que pierda elasticidad. Sólo si se han tenido múltiples partos y muy traumáticos puede verse en mujeres jóvenes.

Tipos de prolapsos

Dependiendo de qué órgano descienda el prolapso se divide en:

  • Cistocele: la vejiga urinaria asoma en la cara anterior de la pared vaginal.
  • Rectocele: el recto (el tramo final del intestino grueso al llegar al ano) desciende sobre la cara posterior vaginal.
  • Prolapso uterino: en este caso es el útero el que desciende asomando el cuello primero y después el cuerpo uterino.
  • Enterocele: las asas intestinales se hernian a través del fondo posterior de la vagina.
  • Prolapso de cúpula vaginal: ocurre en mujeres a las que se les ha extirpado el útero (histerectomía). La vagina, que es un saco ciego, se da la vuelta como si lo pusieran del revés, lo de dentro hacia afuera.

Grados del prolapso

Dependiendo de la gravedad del prolapso, el ginecólogo que examina a la mujer en la mesa de exploración, catalogará el prolapso dentro de un baremo de 4 grados. A cada uno de ellos le corresponde un tratamiento específico:

  • Grado 1 o leve: ligero descenso en el interior de la vagina.
  • Grado 2 o moderado: el descenso alcanza la entrada de la vagina.
  • Grado 3 o grave: el prolapso sobrepasa la entrada de la vagina, la mujer se toca o nota perfectamente el bulto al caminar, sobre todo cuando realiza esfuerzos.
  • Grado 4 o total: el órgano (vejiga, útero o recto) están completamente fuera, incluso en reposo.

Tratamiento de los prolapsos

  • Los grados 1 y 2, sobre todo si ocasionan molestias, deben tratarse con fisioterapia y un cambio de hábitos (dietéticos para corregir, por ejemplo, el estreñimiento, adelgazar, limitar el sobreesfuerzo físico…).
  • Los grados 3 y 4 generalmente necesitan cirugía para ser corregidos. Unas veces se extirpará el órgano que se sale, como en el caso del útero, y otras se reconstruirá su posición con la colocación de mallas que compensan el suelo pélvico debilitado, sustituyéndolo por un material sintético que hace de nuevo tejido de sostén, como en el caso de la vejiga o el recto.

Consulta siempre con un especialista si sientes peso o notas que algo sobresale de tu vagina para que te realice una valoración y marque el tratamiento más adecuado a tu caso. Un suelo pélvico debilitado no sólo no será capaz de contener tus órganos pélvicos, sino que a menudo te provocará incontinencia urinaria.

Si, además, tienes pérdidas de orina, recuerda que es importante confiar en un producto adecuado que te haga sentirte segura y protegida, como los absorbentes específicos de TENA Lady, diseñados para el pH y la densidad de la orina. Consigue aquí muestras gratuitas.

Fuente: Dra. Gema García Gálvez

Te puede interesar...

  • "Noto un bulto en mis genitales""Noto un bulto en mis genitales" Muchas mujeres llegan a la consulta del ginecólogo asustadas porque sienten como si algo saliera de su vagina. La mayoría de las veces no […]
  • Cistocele y problemas urinariosCistocele y problemas urinarios Este prolapso genital, uno de los más frecuentes, suele conllevar síntomas como incontinencia urinaria, infecciones repetititvas o, […]
  • ¡Cuidado con las infecciones de orina en verano!¡Cuidado con las infecciones de orina en verano! ¿A quién no le ha pasado? De repente notamos escozor, incluso dolor, y una urgencia constante de ir al baño... El verano es la "gran" […]
  • Histerectomía y suelo pélvicoHisterectomía y suelo pélvico La extirpación de útero es una operación muy frecuente que puede alterar la anatomía del suelo pélvico, provocando el prolapso del resto […]